Atentos
Agricultura Nacional

Opinión: La actual situación hace insostenible el desarrollo de la agricultura primaria y la viabilidad de la producción nacional.

Por Emmett Brown

La semana pasada nos dejó varias “perlas”, de esas que directa o indirectamente nos hacen renegar de la clase política y su desconexión con la realidad, desconexión que se debe a la más supina ignorancia, a la captura por parte de los poderes fácticos o a una combinación perfecta entre ambas posibilidades.

Se aprobó en la Cámara de Diputados el proyecto de la denominada “Ley de incendios forestales”. Pero la derecha, en bloque, votó en contra de la indicación que prohibía la utilización de las áreas incendiadas a través del cambio de su uso de suelo y se rechazó esta parte de la iniciativa. En general, las inmobiliarias no pueden desarrollar proyectos y construir en suelos forestales. Cuando se incendia una zona forestal, se elimina la prohibición de uso para algo distinto al cultivo de bosques y puede modificarse el cambio de uso de suelo. Si se aprueba, pueden desarrollarse proyectos inmobiliarios sobre dichos terrenos.

En lugar de citar a Bombo Fica, me remito a lo declarado por la diputada Camila Musante tras la votación: “Sólo puedo pensar que tienen intereses comprometidos con las industrias que se verían desfavorecidas, en este caso las inmobiliarias”, afirmó en alusión a los parlamentarios que rechazaron la indicación en cuestión.

Otro capítulo importante de la crisis de la agricultura primaria, esa que el ministro Esteban Valenzuela no está enterado que existe, se vivió entre el martes y el jueves de la semana pasada.

Abandonados por el Estado, agobiados por los abusos de los agroindustriales y por las distorsiones de mercado, los agricultores primarios se movilizaron con el fin de visibilizar la dura realidad que enfrentan, sometidos a la imposición arbitraria de precios por un poder comprador oligopsónico y que como en todo el agro, ignora los precios de paridad de importación, sin que existan argumentos técnicos y económicos que justifiquen semejante aberración.

La actual situación hace insostenible el desarrollo de nuestra agricultura primaria y la viabilidad de la producción nacional. Está en juego la seguridad alimentaria de los chilenos y arrastra al país a la dependencia de la importación de comida, con todo lo que ello implica, incluido el golpe a su bolsillo, querido lector. Vea cómo sube el dólar y pregúntese cómo eso lo afecta cada vez va al supermercado, enójese porque Chile, un país agrícola por naturaleza, se ha transformado en dependiente de las importaciones por culpa de una clase política sumisa a intereses mezquinos, en desmedro de los productores nacionales y de los chilenos, de los trabajadores, de las familias.

El gobierno tiene una oportunidad histórica de cambiar las cosas. Los productores se la están dando, mostrando, iluminando. Habrá que ver si las autoridades, que dicen ser distintas, sostienen un correlato coherente y aprovechan la oportunidad de hacer algo por el agro nacional, libres de presiones y de tentaciones.

Noticias relacionadas

Crisis social: Lanzan plataforma donde Pymes se pueden inscribir para vender por internet

ATENTOS

Presidente Piñera desiste del nombramiento de su hermano como embajador en Argentina

ATENTOS

FACH informó hallazgo de restos que podrían ser del Hércules C130

Diario Atentos